IMAGEN INSTITUCIONAL: IMAGEN COLECTIVA

Si bien sabemos, la imagen institucional es aquella percepción que genera cada una de las empresas sin importar el giro y su tamaño dentro del mercado, ésta imagen se conforma de tres elementos básicos, imagen física, imagen colectiva e imagen corporativa.

En ocasiones pasadas hemos hablado de imagen corporativa y de imagen física, pero poco hemos profundizado el tema de IMAGEN COLECTIVA.

IMAGEN COLECTIVA se refiere a la parte humana, es decir, la presentación del personal que labora en la empresa; la imagen colectiva comprende la calidad del servicio, la atención al cliente, manera en que se dirigen al cliente y aclaran sus dudas o satisfacen sus demandas, también comprende los diferentes departamentos dentro de la empresa, jerarquía y autoridades que existen en ella, si cuentan o no con un uniforme, ¿cómo lo portan?, ¿qué estilo de uniforme se adecua al giro y actividades que desempeña la empresa y sus colaboradores?.

Es importante que en esta parte de la presentación de los colaboradores o equipo de trabajo, se tome en cuenta la calidad de las prendas en cuanto a textiles ya que, este tipo de detalles dice mucho acerca de la empresa, por ello, es clave que la empresa cuente no solo con un manual de fundamentos en el que se explique la razón de ser de la institución, sino también, requiere de un código de vestimenta y comportamiento en donde se especifique claramente y de manera breve al personal, los parámetros de vestir en la empresa, así como el correcto comportamiento basado en los principios de la misma, es decir, qué está permitido y qué no en los diferentes escenarios que se puedan presentar con clientes o los posibles clientes.

Tú, como empresa debes considerar que la eficacia de un código de vestir y comportamiento depende fundamentalmente de la medida en la que la empresa, el director y su personal lo tengan en cuenta, pues es parte de la imagen colectiva que genera tu equipo de colaboradores, y es también parte del mensaje que transmites a tu target o mercado meta.

IMAGEN INSTITUCIONAL: Uniforme en las empresas

No importa la dimensión o alcance de una empresa, puede ser, como se mencionó en el articulo anterior: Chica, mediana, grande; contar con un código de vestir institucional aplica de la misma manera a las tres.

Hoy en día, el uso de uniformes en las empresas se ha convertido en un básico, puesto que, es un elemento totalmente visual que ayuda a que el cliente identifique a los empleados de la empresa y acuda a ellos a preguntar o simplemente para poder diferenciar a tu empresa del resto.

Una de las ventajas de que empieces a considerar un uniforme para tu empresa (si es que aún no cuentas con ello), es que, el uso constituye una de las tantas formas de comunicar PROFESIONALISMO, SERIEDAD y PRESENCIA lo cual despertará en tus clientes la confianza de estar en el lugar indicado.

Por ello, MOREimage te sugiere que antes de implementar un uniforme, tomes en cuenta:

Busca asesoría de un experto. Te ayudará a aterrizar el concepto y te sugerirá lo mejor, para que tu empresa y empleados se vean presentables.

La opinión de los trabajadores. Es más fácil que la mayoría lo asuman como algo propio, a que sea lo impongan.

Piensa en todos tu trabajadores. Es importante que te asegures de que los modelos de uniformes que escojas para los distintos puestos cuenten con versión masculina y femenina.

Cuidado y deterioro del uniforme.
Deberás tener en cuenta que estos elementos sufrirán un desgaste lógico que será distinto en función del entorno de trabajo. Así deberás prever reposiciones cada cierto tiempo. También debes ofrecer a los trabajadores la posibilidad de adquirir elementos del vestuario por extravío o necesidades adicionales.

Colores y diseño institucional. Es importantísimo acudir a los expertos en textiles ya que por lo general el logotipo de la empresa es bordado en las camisas y si no se busca una asesoría acertada, se corre el riesgo de que la tela se dañe, el color no sea el adecuado para el bordado o que el tejido no sea el adecuado para la función que realizan lo s empleados.

Proveedor. Busca un proveedor de calidad, recuerda que lo barato siempre sale caro.

Estos son algunas recomendaciones básicas que MOREimage trae para las empresa al momento de implementar un uniforme. Y tu empresa ¿Cuenta con el uniforme adecuado?

IMAGEN INSTITUCIONAL: “Innovar o Morir”

Este libro, es muy parecido a Recetas para crecer en tiempos de crisis ; y en este libro el autor hace un llamado a todas aquellas empresas que tienen una trayectoria muy larga, ya que deben estar preparadas para los cambios y actualizaciones, puesto que fueron concebidas con un concepto tradicionalista y muy diferente a los que hoy en día vamos experimentando.

Para muchos resulta comprensible que estas empresas y negocios tengan que innovar para poder adaptarse ya que las características del mercado eran diferentes, las expectativas y necesidades de los consumidores sobre los productos o la misma ideología de los empresarios ha ido cambiado con el paso del tiempo.

¿Pero qué pasa con aquellos empresarios reacios al cambio ?

Nosotros como asesores de imagen tenemos a tarea de explicarles y demostrarles que, el número de consumidores ha crecido potencialmente, por lo tanto, el volumen de productos por consumidor también ha aumentado ocasionando que la empresa y los negocios crezcan y hagan de sus empresa, negocios y ofertas innovadoras.

Coloquemos el tema en nuestro país; México, está fuertemente integrado a la economía global, en la que los cambios ocurren cada día con mayor rapidez.

Por ello, para sostener y mejorar la competitividad del país y de cada una de sus regiones, es necesario que las empresas, en especial las PyMES, sean capaces de responder a un entorno cambiante, generando soluciones siempre nuevas que hagan uso del último conocimiento disponible.

IMAGEN INSTITUCIONAL: “Recetas para crecer en tiempos de crisis”

El autor Mario Borghino es una persona capacitada con una trayectoria extensa, sus conocimientos y experiencias a lo largo de su vida profesional lo han llevado a escribir este libro; “Recetas para crecer en tiempos de crisis”, en donde analiza la situación de las empresas con respecto a las situaciones de crisis y cambios, sugiriéndole al lector cambiar su mentalidad y experimentar con buena aceptación los cambios a estrategias que puedan brindarle a la empresa mayor estabilidad y permanencia dentro del mercado competitivo.

El autor menciona en su libro cuatro errores más comunes en las estrategias de negocios:

  • El dar por hecho que el mercado tomará su rumbo en poco tiempo; es como querer que la empresa quiebre, ver como poco a poco se va debilitando hasta que no quede nada por hacer, solo por pensar que son etapas que se solucionarán como en el pasado; pero no, porque los mercados y los tiempos cambian, las necesidades y las estrategias cambian también.
  • Exigir predicciones exactas sobre como reaccionará el mercado y los consumidores, es inútil pensar que se puede dar un estimado si no hay un estudio de por medio que argumente con credibilidad nuestras estadísticas.
  • Imitar decisiones de los competidores es otro de los errores más comunes, el empresario y su equipo debe saber que la toma de decisiones dependerá de las características de la empresa, de su target y de sus recursos, ya que no se puede asegurar que el éxito de una decisión tomada por otra empresa resulte con el mismo éxito para la nuestra.

Y por último convertirnos en el peor enemigo de nuestro propio negocio, en lo personal, cometer cualquiera de los errores anteriores es convertirnos en nuestro propio enemigo, sin embargo el autor aquí explica, que todo depende de cómo se manejen las situaciones de crisis, es aquí, justo en este punto, donde debemos cambiar el chip y traducir Crisis como “OPORTUNIDAD” y no como “RIESGO” aunque todas las crisis tienen una fuerte dosis de cada una de ellas, estará en nuestras decisiones y estrategias innovadoras, es decir, arriesgarse a lo nuevo y no a lo que ya se sabe, tratar de salir de la zona de confort, ya sea a manera de nuevos procesos de ventas, de distribución y proveedores, retención de clientes cautivos y potenciales, costos, incentivos para colaboradores, comunicación con clientes, proveedores  empleados, etc.

La clave está en prever situaciones de crisis en base a un procedimiento rutinario y constante, al igual que se debe actuar de inmediato  para sacar provecho de cada una de las situaciones de crisis para volverlas una oportunidad de crecimiento en todos los sentidos.



IMAGEN INSTITUCIONAL: Programas integrales de imagen corporativa.

Norberto Chaves en su libro “La imagen corporativa” propone y explica los programas integrales de imagen corporativa, en ellos, se engloban todos los signos de identificación que construyen la imagen institucional con el servicio y presentación de la empresa hacia el público, esto quiere decir que, no solamente se le da a conocer a la audiencia los signos identificadores sino que también importa la formalidad (refiriéndose a la forma o manera) en que la empresa transmite al auditorio los mensajes; proporcionando un refuerzo significativo a la marca corporativa. 

En este nivel, cada detalle en la institución cobra un valor significativo; ya sea el mobiliario, la ambientación del lugar, la portación del uniforme, los empleados, la higiene general de la empresa, el diseño de la construcción del edificio, los colores, todo, cumplen con un objetivo común: Crear y reforzar la imagen de marca en una corporación.

IMAGEN INSTITUCIONAL: Marca vs Marca gráfica

La diferencia entre marca y marca gráfica como lo comentamos en un articulo pasado es; “marca”  todo el conjunto de elementos que forman la imagen de la empresa (subjetivo) y la marca gráfica son los signos visuales que nos remiten a la institución como son los logotipos, imagotipos, etc.

Es necesario tener presente que la marca se compone principalmente de una identificación institucional que se rige de definir que es y como es, así como, la asociación con nombres que logren decir quién es esa institución.

Estos nombres adquieren diversos aspectos como son, un signo arbitrario abstracto o una expresión claramente denotativa a la identidad de la institución.

El nombre se convierte entonces en el primero de los cinco niveles de identificación y de acuerdo con el libro “La Imagen Corporativa” de Norberto Chaves los nombres pueden ser:

▪ Descriptivos: Museo de Cera, Escuela de Danza Contemporánea, Museo de Arte Moderno.

▪ Simbólicos: Pelikan, GrandKaiman, Cactus.

▪ Patronímicos: Mercedez Benz, Museo Franz Mayer, Carolina Herrera.

▪ Toponímicos: Banco de México, Tajin (salsa), Morelos (arroz), Ibiza (automóvil).

Contracciones: IMSS, TELMEX, ISSSTE, Suavitel.

IMAGEN INSTITUCIONAL: ¿Cómo y quién evalúa la calidad de una institución?

Las instituciones consciente o inconscientemente, con el solo hecho de existir dentro o fuera de su mercado meta son perceptibles por toda la sociedad y trasmiten un sin numero de mensajes ya sean a favor o en contra a su imagen corporativa.

Uno de los criterios más utilizados por la sociedad hoy en día para evaluar la calidad de una institución es a través de la marca y, ésta imagen corporativa es buena, siempre y cuando exprese de la manera más clara y concreta la esencia y atributos de la empresa que está identificando.

El target entonces ocupa un papel importante dentro del modelo de comunicación puesto que, es quien decide el posicionamiento y quien otorga prestigio a la institución a partir de lo que piensa sobre ella y esto se adquiere a través de los mensajes y el contacto que esa institución establece con auditorio.

Sin duda la marca corporativa es el arma más valiosa que tiene una institución para poder sobresalir e identificarse de su competencia en el mercado tan competitivo que hoy en día predomina dentro de la sociedad.